viernes, 19 de septiembre de 2008

Nada es por casualidad.


Como nada es por casualidad eso creo yo, alguien me las mandó que se cruzaran en mi vida.
Mar entró a mi blog (una sra argentina) le gustó lo que leyó, vió lo que ahí yo escribo de mi vida y se contactó conmigo queriendo conocerme, así lo hicimos por el messenger, a la vez me contactó con una amiga Silvia que está de visita en mi país visitando a sus nietos (tiene muchos) hablamos nos pasamos tel y en estos días nos vamos a conocer personalmente .... gracias Silvia.
Y a Mar la conoceré cuando vaya dentro de poco a Buenos Aires y gracias a Mar por tendernos una mano para hacernos amigas todas, creo que por algo Dios nos cruzó a las tres por este camino de la vida, nada es por casualidad.

5 comentarios:

elvira carvalho dijo...

É amiga, as amizades começam por ser virtuais, e acabam uma deliciosa realidade.
Um abraço

NOE dijo...

elvira; si ya lo creo. En Argentina ya tengo varios amigos para conocer. En España también.
Un beso amiga :)

Anita dijo...

Muchas veces he pensado yo eso tmabién, demasiadas casualidades, muchas a veces... te hacen pnesar, auqnue NO creo en los destinos escritos, pero... se que a veces... todo parece idnicar que un "algo" hay ... a veces yo tmabién creo que todo tiene un poe qué, ya veces un ALGO; auqnue nos parezca muy malo y doloroso en un moemnto, quizás es porque tenga un feliz FIN.... muchas veces lo pienso...

NOE dijo...

anita ; bienvenida, también yo pienso que todo tiene un por qué, hay cosas que aveces no tienen explicación y nos hace pensar que nada es por casualidad.
Dicen que el Destino está escrito y si nos pasa algo bueno o malo es porque ya estaba escrito que tenía que pasar.
Saludos :)

Mar dijo...

Hoooooooooooola!, con gran alegría recibí hoy la noticia que te has conocido con mi gran amiga Silvia que está disfrutando de su nietos en Montevideo. Me ha dicho que lo pasaron genial, estoy feliz por el encuentro y también me enteré que pronto nos veremos por aquí, espero conocerte muy pronto!, un abrazo grande, un beso y mucha fuerza, porque la vida siempre nos compensa!