miércoles, 15 de agosto de 2007

Romance

A mis soledades voy,
de mis soledades vengo
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

Ni estoy bien ni mal conmigo,
mas dice mi entendimiento
que un hombre que es todo alma
está cautivo en su cuerpo.

Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
como se sufre a si mismo
un ignorante soberbio.

De cuantas cosas me cansan,
fácilmente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.

El dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento;
que humildad y necedad
no caben en un sujeto....

4 comentarios:

Mónica. dijo...

Hola, muy lindo tu poema y veo que escribís con mucho sentimiento. Nos estamos viendo. Bsss. Te deseo lo mejor.

Su_frida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Una chica blond dijo...

Clap clap clap..

todo lo que es poesía oxigena el alma...

mucha suerte con tu blog.. veo q es nuevito ;)

besos

NOE dijo...

Gracias a las dos por pasar.


Saludos :)